Se debe tener un cuestionamiento creativo e innovador

Se debe tener un cuestionamiento creativo e innovador

Es de líderes motivar a los empleados
La base de todo proyecto es la planeación adecuada
En las crisis siempre hay sectores afectados y beneficiados

Maestro Hector Javier Perez Gastelum

Director de Asprov Consultores, S.C.

Ante la nueva realidad, carácter empresarial proactivo

Por Xóchitl Rodríguez

El cierre de empresas no esenciales para evitar la movilidad social con el fin de evitar el mayor número posible de contagios del virus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad Covid-19, ha roto los esquemas de finanzas tanto de las unidades económicas como de los trabajadores y sus familias, lo que causa angustia y estrés.

Por ello, dijo Héctor Javier Pérez Gastélum, Coach de Negocios y Director de Asprov Consultores, S.C., se deben organizar de manera continua pláticas y talleres de orientación en temas de motivación, nutrición, salud, higiene personal y mental y, muy importante, en fianzas personales, tanto para los trabajadores como para los empresarios.

Con la llamada nueva normalidad, el negocio que estaba operando hace tres meses y que va a estar más adelante, no serán iguales y hay que plantearse una nueva estrategia, sugirió. Los directivos deben tomar conciencia de cada pensamiento que tiene el empresario en busca de un objetivo; es decir, determinar un nuevo modelo de negocio.

Se debe realizar un análisis de situación del propietario del negocio, de riesgos, de áreas de oportunidad, de capacidades del negocio, de las restricciones que no lo dejan salir adelante y hasta de los talentos propios del empresario y buscar complementariedad con los talentos del personal que tenga en su empresa, afirmó.

El Coach de Negocios dijo que se debe entrar en una nueva actitud de carácter empresarial proactivo y no reactivo; es decir, ver el negocio desde otro punto de vista y tener un cuestionamiento creativo e innovador para, de alguna manera, reinventarlo.

“Hay otro tipo de actitud de empresarios que han ido hacia adelante: identifican una planeación, un control de la operación en forma sistemática, tienen métodos, tienen software, controlan muy bien los indicadores, hacen estrategias, definen su presupuesto, fijan objetivos y monitorean la ejecución, pero eso no va a ser suficiente”, advirtió.

Los empresarios deben trabajar con otro punto de vista y tener en mente si van a hacer un abandono estratégico de algunos productos, líneas o esquemas que dejarán de ser rentables, y convertirse en agentes productores del cambio precisamente para re-hacer el negocio rentable, agregó.

“Un negocio cambia por dos situaciones, o lo haces por inspiración o lo haces por desesperación; y ahorita no estamos en momentos de inspiración”, acotó.

Igual que los trabajadores, los empresarios también se deprimen y tienen emociones negativas, como angustia, estrés y desasosiego. Por eso, hay que enfocar el negocio para atender con inteligencia cada área donde haya una oportunidad y detecte un mercado que sea realmente fértil, por decirlo así, manifestó. Por ejemplo, manejar un concepto de competitividad y plantearse no bajar precios sino aumentar el valor del beneficio para el cliente y hacer que éste entienda y quiera precisamente ese beneficio.

“Ahí es donde tiene que empezar a trabajar con esa creatividad y con esa iniciativa y estrategia”, enfatizó.

La empresa se tiene que hacer más visible para que el cliente –que tiene una necesidad- pueda encontrarla. Ya sea online, a través de redes o usando diversas tecnologías, pero tiene que embonar sus nuevos procesos, productos y estrategias con las necesidades de ese mercado, concluyó.

Compartir

COMENTARIOS