Generar electricidad en el lugar de consumo es una posibilidad

Generar electricidad en el lugar de consumo es una posibilidad

Yoga actúa en tu cuerpo para que puedas dormir mejor
Va por Hermosillo.org, un triunfo de la ciudadanía
Adapte su estilo de vida para superar esta pandemia
Ing. Manuel Ignacio Puebla Gutiérrez,
Director General de Pueblo Solar

Energía de fuentes renovables, ¡el mejor negocio!
Por: Xochitl Rodriguez


Hoy en día, con tarifas y costos de inversión actuales, una empresa que decida poner sistemas fotovoltaicos para generar su propia energía eléctrica tiene una tasa interna de retorno de la inversión de entre 22% y 26%, muchísimo más de lo que puede pagar un banco por tener el dinero invertido, manifestó el Ingeniero Manuel Ignacio Puebla Gutiérrez. “Entonces, para cualquier empresa es buen negocio”, afirmó el Director General de Pueblo Solar, quien dijo que la tarifa industrial de gran demanda en tensión media cuesta actualmente, en promedio, entre 1.80 a 2.40 pesos por kilowatt-hora.


Las tarifas más baratas del Sistema Nacional –excepto Baja California cuya interconexión depende de California, acotó- están en Hermosillo y Guaymas porque en Sonora hay sobrecapacidad de generación tanto con gas natural a ciclo combinado como fotovoltaica. La instalación de paneles fotovoltaicos es una buena inversión porque no cuesta generar la electricidad con irradiación solar y son muy bajos los gastos de operación y mantenimiento: de 25 a 35 centavos por kilowatt-hora contra un promedio de dos pesos en la generación tradicional. Puebla Gutiérrez recordó que las alternativas renovables (generación de energía eléctrica utilizando la irradiación solar y la fuerza del viento) surgieron por la necesidad de sustituir los combustibles fósiles que tienen un impacto en la emisión de gases de invernadero. A raíz de las políticas a nivel mundial para evitar la emisión de este tipo de gases y el incremento en la demanda industrial de energía, los precios del petróleo comenzaron a subir y de alguna manera se hizo posible la búsqueda de alternativas de energías renovables en condiciones más baratas, comentó.


Existen dos tendencias; la primera, es a la que han obligado los protocolos internacionales para promover las renovables y establecer metas hacia el 2030 y el 2050 con el fin de que un porcentaje importante de la generación de energía eléctrica esté basada en renovables y reducir el uso de energías contaminantes.
La segunda surge a raíz de que los costos de inversión en equipos para generar energía eléctrica a base de sol o de viento han estado bajando, lo que ha posibilitado modelos de negocios muy atractivos para que los inversionistas compren sus centrales de generación fotovoltaica y generen electricidad para poder competir. En México, entre el 75% y 80% de su capacidad de generación está basada en gas natural y en plantas termoeléctricas, pero en los últimos años se han reconvertido de combustóleo a gas natural y se hizo la red de gasoductos con la idea de que el gas natural iba a ser una fuente de energía muy barata y cuando todavía nadie le apostaba a las renovables.


En 2014 se aprobó la Reforma Energética y se emitieron la Ley de la Industria Eléctrica, que permitió a los particulares entrar al mercado eléctrico, y la Ley de Transición Energética que puso las reglas para asegurar que hacia el año 2024 el 35% de la electricidad que se genere en México sea a base de fuentes renovables, energías limpias. Es decir, estableció metas específicas que constituyen parte de los compromisos internacionales de México.


De todo este proceso surgieron las licitaciones que garantizarían en México la generación de energía de fuentes renovables. Se hicieron tres subastas en las que hubo muchos proyectos eólicos y quedó claro que el costo de la energía fotovoltaica era muy bajo comparado con cualquier otra forma de energía, pues llegó a dos centavos de dólar por kilowatt-hora. La tercera subasta trajo proyectos muy grandes de generación fotovoltaica para Sonora, el estado con mayor potencial de irradiación solar que permite que la misma inversión genere más electricidad que en cualquier otro lado, dijo. “En cosa de dos o tres años se instalaron más de 600 Megawatts de generación con pura fotovoltaica; prácticamente otra planta termoeléctrica como la de Guaymas y además viene un gigawatt más de proyectos en proceso que ya están comprometidos para Sonora”, agregó. Así, la generación distribuida –que genera electricidad en el lugar de consumo- es una posibilidad para la que cualquier usuario y empresa tienen acceso.


En Mundo Solar, por ejemplo, tienen un modelo de negocio donde pueden desarrollar un proyecto con el 30% de la inversión y reciben financiamiento por el 70%; también, la Financiera para el Desarrollo Económico de Sonora (Fideson) tiene un programa de hasta 400 mil pesos por usuario, sobre todo para micros y pequeñas empresas, que permite entre 18 y 22 kilowatts de capacidad, alrededor del 70 u 80% de su gasto de energía, aseveró.

Compartir

COMENTARIOS