Conozca la diferencia entre Urgencia y Emergencia

Conozca la diferencia entre Urgencia y Emergencia

Trabajar sin miedo en 2021.
Cumpliendo con la normatividad le brindamos tranquilidad y seguridad a nuestros clientes
Los pacientes recuperan la confianza con los protocolos

Dr. Roberto Vega Valenzuela
Subdirector Médico
Sanatorio San Francisco.

¿Urgencia o Emergencia? Cuando salir volando al hospital…
Por: Hilda Leonor Moreno


Cuando un paciente llega al Área de Urgencias, primeramente, el personal médico tiene que aprender a definir si se trata de una urgencia o de una emergencia, para lo cual se hace un triage hospitalario que es un semáforo para clasificar y determinar el tiempo que tiene para ser atendido, es decir, priorizar. El verde puede esperar más; el amarillo puede esperar menos que el verde; y el paciente rojo tiene que recibir atención médica de inmediato. En este último caso el paciente ni siquiera pasa al consultorio; se procede a estabilizarlo directamente, siguiendo los tres principios en el Área de Urgencias, que son número uno: Salvaguardar la vida; número dos: Reducir los riesgos y las complicaciones; y número tres: Disminuir el tiempo de recuperación o de rehabilitación, informó el Dr. Roberto Vega Valenzuela, Subdirector Médico del Sanatorio San Francisco, Médico General por la Universidad de Sonora, Diplomado en Medicina de Urgencias y Manejo del Paciente Grave, avalado por la Secretaría de Salud.


En cuanto a la diferencia entre Urgencia y Emergencia, el doctor expuso que la primera está caracterizada por una enfermedad o padecimiento que precisa atención de manera inmediata, pueden pasar horas, un día o hasta dos. Por ejemplo, una fractura de muñeca, lo ideal es atenderla rápido, sin embargo, no va a poner en riesgo la vida del paciente, de manera global.
Mientras que una emergencia es aquella enfermedad, patología o sintomatología que pone en riesgo la vida de forma inmediata. Es un paciente que ya está en una enfermedad muy grave y si el médico no lo ayuda en minutos puede fallecer. Minutos que varían desde los 5 hasta los 30, 40 ó una hora. Ese tiempo es crucial. Por ejemplo, un infarto es una emergencia. Por eso se llaman Salas de Emergencia, que se encargan de atender a estos pacientes que vienen en estado de shock, agregó el médico. “Este estado de shock lo atendemos de manera inicial y nos ayuda a definir apropiadamente y darle atención con todo el equipo que muchas veces es multidisciplinario: enfermería, personal de laboratorio, de gabinete, especialistas en vía aérea, todo lo que necesitamos en ese momento.

Ésa es una emergencia. Llegan pacientes, se colapsan, se desmayan en la sala de espera (se llama síncope) los levantamos, los metemos y empezamos con todo, se acerca un carro especial donde tenemos todo para atenderlos y reanimarlos, es decir, despertarlos o mejorar su estado general”. indicó.Es muy difícil que un paciente sepa definir si lo que tiene es una urgencia o una emergencia, y en su opinión es entendible que un paciente no sepa si lo que le está pasando se lo tiene que revisar ya o mañana. “Cualquier paciente va a ver por su salud y se va a preocupar. Nosotros tenemos la obligación de calmar al paciente que viene con una urgencia porque una fractura sí duele, pero un paciente que trae una emergencia, si refiere me duele aquí o allá, lo revisamos y nos percatamos que puede ser un infarto”, dijo.


Los adultos mayores es la población que llega con mayor frecuencia al Área de Urgencias, dijo. En el caso de los pacientes de 70 años en adelante se debe poner especial atención a cualquier sintomatología porque muchas veces por minimizar un dolor, una comezón, o una fiebre, por parte de quien está a su cuidado al llegar al hospital ya presentan alguna otra complicación. “Se debe poner atención a los síntomas y a lo que le dice el adulto mayor, no hacer caso omiso, sobre todo porque casi todos los pacientes ya tienen algún padecimiento diagnosticado: hipertensión, diabetes, artritis, alguna enfermedad pulmonar y los familiares ya están conscientes que algo se puede complicar”, subrayó.


Esta sintomatología puede ser dificultad para respirar, mareos, visión borrosa, dolor en el pecho (no solo en el área del corazón), dolor en la boca del estómago –ya que puede ser un problema cardiaco– e imposibilidad para mover alguna extremidad. Se debe hacer una observación sobre los pacientes porque existe una enfermedad que se llama Embolia o Derrame Cerebral, la cual, aunque puede presentarse a cualquier edad es muy característico de las personas de la tercera edad, indicó. “Debemos de valorar cuatro cosas, sobre todo; en casa lo que debemos hacer es el FAST, que significa Face, Arms, Speech, y Time, es decir, Cara, Brazo, Habla y Tiempo.


Face es cuando al paciente se le está yendo de lado la cara o no mueve una parte de la cara o parpadea con un ojo nada más le puedes pedir que sople o que chifle y no puede hacerlo cuando antes sí podía”, alertó el médico. Arms, es lo más fácil de valorar y es cuando se les pide levantar los brazos y no pueden; speech, empiezan a hablar pegando la lengua (dislalia), o pueden presentar anomia es decir, no saben cómo se llama algo que antes sí sabían. Se les olvidan las cosas o se desorientan, desorientación en tiempo, persona y espacio. “No sé qué día es, no sé quién soy, no sé dónde estoy”. Y time, entre más tiempo se tarde en atenderlo más riesgos y complicaciones va a tener, explicó el doctor. Estos síntomas pueden ser de un derrame cerebral, aunque incluso otras enfermedades como neumonías, enfermedades urinarias, también pueden llevar a la desorientación, destacó.

Finalmente, el Dr. Roberto Vega Valenzuela externó que las urgencias más comunes son dolor en el pecho, mareos, dolor de cabeza, fiebre, dificultad para respirar y dolor abdominal. “Con estos síntomas le estoy diciendo infartos, neumonías, embolias, derrames cerebrales, edema agudo de pulmón, presión alta descompensada, glucosa elevada o glucosa baja, cambios en la glucosa en general los tenemos que manejar de manera urgente”, concluyó.

Compartir

COMENTARIOS