Comerciantes del centro siguiendo protocolos protegen clientes y personal

Comerciantes del centro siguiendo protocolos protegen clientes y personal

Tecnología y bienes raíces
Crece y se consolida la Industria de Exportación
Los comedores industriales contribuyen a la productividad
Lic. Rafael René Romero Barrón.
Vocal del Patronato del Centro de Hermosillo, ex presidente
y empresario

Ante la reapertura, prevalece el optimismo de los comerciantes

Por Xóchitl Rodríguez

Con optimismo, creatividad y trabajo del Patronato y comerciantes, el Centro de Hermosillo se suma a la reactivación económica cumpliendo con los protocolos de salud para convertirlo en un área segura y amigable con las nuevas formas de convivencia comercial, afirmó Rafael René Romero Barrón.

El vocal del Patronato del Centro de Hermosillo, ex presidente y empresario, recordó que desde el 16 de marzo en que se decretó el cierre de las actividades no esenciales, la gran mayoría de los locales comerciales cerraron sus puertas.

Fueron algunos meses durante los cuales empezaron a diseñar y crear nuevos canales de venta, por ejemplo en línea y a través de las redes sociales, para buscar la manera de mantener sus negocios, dijo, hasta el momento en que, a principios de septiembre, cambió el semáforo de naranja a color amarillo, lo que permitió la reapertura de los comercios.

“Desde el principio nos capacitamos en los lineamientos y protocolos de salud -cursos del IMSS en línea y cumplir con toda indicación gubernamental en cuanto a los cuidados necesarios- para hacer una reapertura con disciplina, responsable, cuidando sobre todo a los clientes, nuestros trabajadores, y a los proveedores”, comentó.

El negocio que no cumple con los requisitos puede ser sancionado, incluso clausurado por las autoridades municipales, estatales y federales. Es decir, un negocio que incumple pone en riesgo la salud, que es primordial para que pueda haber negocios. La salud y la economía deben estar en equilibrio, afirmó.

Sin embargo, pese a los tapetes para desinfectar, el uso de gel, control de temperatura, los separadores, uso obligatorio de cubrebocas y la constante sanitización en las áreas donde se concentra la gente, la realidad es que los comerciantes se han tenido que enfrentar a una economía muy golpeada y a la ausencia de motivos de compra.

“Al no haber escuelas, pues no hay una compra de uniformes; tampoco hubo festejos ni demanda de ropa para las festividades patrias; no hubo un Día del Niño que festejar, ni un Día de la Madre, del Padre, ni graduaciones; y todo eso ha mermado el comercio en general. Sumado a ello, mucha gente ha caído en el desempleo y tiene que subsistir, entonces lo primordial son los alimentos”, externó.

Por otro lado, entre las personas existe temor a salir, miedo a contagiarse de Covid y regresar a casa con una carga viral que pudiera enfermar al resto de su familia. La gente sale a lo esencial, ya no va de paseo y a ver qué encuentra, ya no sale simplemente a dar la vuelta.

En ese sentido, para convertirse en destino de compra, los negocios deben tener la vitrina bien armada en las redes sociales y crear la necesidad, aseveró; invitar a las personas o ir a sus hogares, acercar los comercios a los lugares donde está la gente.  

“Los comerciantes debemos adaptarnos de manera rápida a esta nueva forma de convivencia, porque si tardamos en subirnos a este nuevo tren, seguiremos viendo mortandad de negocios, algo que a nadie nos conviene”, acotó.

Y es que, aunque ha habido cierre de comercios, es difícil establecer un número determinado de negocios que tuvieron que cerrar, porque otros nuevos han estado ocupando su lugar. El empresario calculó que para diciembre estará equilibrado el punto entre los que se han ido y los que han llegado. “Quizá fue un cierre temporal; algunos locales de los que se han estado desocupando, pronto se ocupan por negocios que han llegado de otras plazas al Centro”, comentó.  

Aseguró que tanto el Patronato como los comerciantes están trabajando en la nueva cara del Centro y para ofrecer mayores ventajas a los visitantes. Por ejemplo, las letras emblemáticas de Hermosillo en el Jardín Juárez ayudan a recibir un tipo de visitantes que no iban al Centro y que al ir a tomarse la foto existe la posibilidad de que puedan hacer algún consumo en cualquier negocio.

También, se están rehabilitando las calles con concreto hidráulico; es decir, se está trabajando para hacer un Centro más amigable a las necesidades de las circunstancias actuales. De igual forma, agregó, los comerciantes han entrado a un esquema de disciplina no solo para retener, sino para buscar nuevos clientes. “A todos nos conviene tener un Centro comercial más sólido y más fructífero”.

Con todo ello, dijo que es complicado hablar de beneficios para los comerciantes; quizá de algunas fortalezas, como que, por estar cerrada la frontera, de la que estamos a solo tres horas, han aumentado las ventas entre las personas que acostumbraban ir de shopping a Estados Unidos.

Romero Barrón aseguró que hay optimismo entre los comerciantes del Centro, “somos positivos y le apostamos a la reapertura, a que el Gobierno está trabajando para que haya obras de infraestructura y facilitando la llegada de nuevas empresas al sector maquilador, porque eso nos da la esperanza de que la situación va a mejorar. En esa sintonía estamos la gran mayoría”, dijo.

Compartir

COMENTARIOS