Una mala calidad del aire afecta la salud

Una mala calidad del aire afecta la salud

Aprueban Guía para la Construcción de la Nueva Normalidad en Sonora
Sonora entra al pico de contagios por el Covid-19
Para bailarines y actores su cuerpo es básico.

Por: Dr. Héctor Duarte Tagles.

Doctor en Epidemiología por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Comprobado a través de numerosos estudios realizados en diferentes partes del mundo como en Estados Unidos y Europa, una mala calidad del aire afecta la salud respiratoria y la salud cardiovascular. En Sonora, particularmente, las cardiopatías sobresalen a nivel nacional, la prevalencia es alta, expuso el Dr. Héctor Duarte Tagles.

Se quiere atender esta problemática desde el punto de vista remedial, curativo, como el tener hospitales más equipados para la atención, contar con mejores medicamentos e instalaciones de primera, pero sin demeritar estas acciones si no se toma en cuenta que también la contaminación del aire (no se sabe en qué proporción) está contribuyendo a que se presenten este tipo de indicadores, es un tema pendiente por atender desde el punto de vista de salud pública “porque nos enfocamos a mejorar dietas, a hacer ejercicio, pero cuando la calidad del aire es mala hasta el ejercicio resulta contraproducente”, subrayó el académico.

Dr. Hector Duarte Tagles externó que según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un porcentaje muy importante de las muertes ocurridas anualmente son debidas directa e indirectamente a una mala calidad del aire. “Esto significa que el aire que estamos respirando puede estar contaminado con diferentes sustancias, con partículas, con aerosoles, con gases que –dependiendo de la concentración en la que se encuentren, la frecuencia de la respiración que tengamos y las condiciones físicas de las personas– puede repercutir de manera significativa en la salud de la población”, indicó.

En Hermosillo, particularmente, desde 1999 como prueba piloto, inició un Programa de Evaluación y Mejoramiento de la Calidad del Aire (PEMCA), recordó, el cual arrancó formalmente en el año 2000 habilitando cuatro estaciones de monitoreo con equipos de alto volumen que muestreaban las partículas encontradas en el aire; las más grandes llamadas PST (Partículas Suspendidas Totales) y la fracción respiratoria llamadas PM10 (Partículas Menores a 10 Micras). De acuerdo con diferentes investigaciones realizadas en base a los reportes de este programa, la calidad del aire en Hermosillo muchos días al año excedía el límite básico permisible de PST, en particular, y también de PM10. Después la Norma Oficial Mexicana que establece los límites cambió, dejó de monitorearse PST en el 2014.

por ser partículas que afectan más la visibilidad no tanto la respiración, para monitorear las más pequeñitas, indicó. “El sistema respiratorio permite bloquear la entrada de bastantes partículas, hay muchos mecanismos biológicos desde la nariz, la parte alta del sistema respiratorio, las vellosidades, la mucosidad, impiden que entren pero las partículas menores a diez micras, a 2.5 y 1, ésas pueden entrar ya a penetrar más profundamente en el sistema respiratorio. Llega a bronquios, bronquiolos, y las más chicas, las llamadas ultra finas con un diámetro aerodinámico menor a una micra sí pueden entrar hasta alveolos y directamente pueden establecer un contacto y difundirse al sistema sanguíneo. Ahí lo grave sería ver de qué constituyen esas partículas”, manifestó.

Investigadores de distintas universidades han estudiado la caracterización química de esas partículas, incluso un investigador del CIBNOR (Centro de Estudios Biológicos del Noroeste) ha determinado también la calidad biológica. Actualmente una investigadora de la UES está viendo  la presencia de polen y esporas. En las PM10 analizadas, la Dra. Diana Meza Figueroa, de la Unison, ha observado que en aquellas de origen natural se encontró zinc, cobre, selenio y plomo; y en las de origen antropogénico (las provocadas por el hombre) se ha encontrado cromo, cadmio y partículas de vanadio. Implementar medidas de pavimentación a la postre no ha resuelto el problema, expresó el profesor-investigador por estar en una zona donde tanto las características naturales –la geomorfología– del lugar: desértico, los vientos y las temperaturas favorecen procesos erosivos que mantienen partículas suspendidas.

Afortunadamente, las autoridades ambientales locales están más conscientes del tema y han apoyado a los investigadores proporcionando información. El Instituto Municipal de Ecología es de los más abiertos para que éstos participen en la búsqueda de una solución, recalcó. “La idea es ir creciendo esta red de monitoreo, eventualmente, y nuestra propuesta es que se llegue a establecer un Índice de la Calidad del Aire, a través de un Observatorio de Salud Ambiental, el cual serviría por un lado para concientizar a la ciudadanía y, por otro, a los tomadores de decisiones –tanto a autoridades municipales como de salud—para implementar políticas apropiadas de tránsito”, concluyó.

 

COMENTARIOS