Tips para organizar una boda inolvidable

Tips para organizar una boda inolvidable

Una manera divertida de conocer la ciudad
Paola Orozco, apasionada de la mercadotecnia y el arte
Un club muy activo en favor de Bahía de Kino

Entrevista a:
LAET Carolina Paredes Rodríguez
Wedding Planner (Organizadora de Bodas)
La ilusión de toda novia es que el día de su boda sea inolvidable y la clave para lograrlo es tener una excelente organización, con una asesoría adecuada, trabajando con los proveedores correctos donde los novios y sus papás puedan disfrutar ese día como si fueran invitados.

Carolina Paredes Rodríguez, Licenciada en Administración de Empresas Turísticas y Organizadora de Bodas con casi una década de experiencia, expuso que el primer paso para empezar a organizar una boda es una entrevista para ver si la wedding planner y la novia hacen “click”. Si compaginan, lo siguiente es empezar formalmente con una primera reunión enfocada cien por ciento a ver detalle a detalle: el tipo de boda, estación del año, número de jóvenes que habrá en el evento, la edad, si es la primera o la última de su grupo de amigas en casarse, etc.

Las prioridades en cuanto a ambiente, bebidas y menú varían dependiendo de la edad de las  novias. Si son muy jóvenes de entre 20-25 años son distintas a las novias de entre 28-32 años, destacó.

“Cada quien le va dando su importancia y en el presupuesto le van dando también valor a esos aspectos. Yo pido a la novia que me enseñe unas cuatro o cinco fotos de cómo les gustaría la producción, la decoración de su boda, y en base a esas imágenes veo a qué proveedores les voy a presentar. Aquí se ve el tipo de boda que va a ser, con su personalidad: romántica, atrevida, hippie, vintage, la cual estará plasmada en todo el evento, en el tipo de música, en la decoración, en el vestido, en los tacones si son de color o si son clásicos, etc.”, indicó.

El tiempo de anticipación para empezar la organización de la boda varía en relación a cada novia, de cuándo encuentra disponibilidad en los lugares de su predilección y en cuanto a las fechas disponibles de los proveedores. Muchas empiezan con un año y medio de anticipación; otras a los seis meses y hasta se pueden organizar bodas tres meses antes. Todo depende de la pareja, si es en base a sus vacaciones, si van a salir a estudiar un posgrado y quieren casarse antes. Son muchos factores, explicó.

“Cuando se planea con mucho tiempo de anticipación, a veces las novias están más cansadas, se saturan con el tema y se desesperan porque llegue el día; sin embargo, la ventaja es que pueden ahorrar más, hacer mejores inversiones, tener una luna de miel más padre porque se van a administrar mejor. Es su decisión”, comentó.

Al hablar de una boda siempre se piensa en la novia, pero ahora el novio también se involucra más económicamente. En mayor medida, actualmente quienes se están casando son los millennials  y a ellos no les gusta perder tiempo con protocolos; quieren rápido cenar, bailar el vals y enfiestarse, comentó.

“Quieren que sea una fiesta espectacular, memorable, y en cuanto a la cena ya no es el menú tradicional sino que piden buffet mexicano, italiano; me han tocado varias bodas con hamburguesas gourmet, con pizzas, es lo que ellos quieran y están buscando hacer cosas diferentes, originales. Otro detalle que ha cambiado es el hecho de no tener forzosamente la rebanada de pastel, ahora es la mesa de postres o llevar charolitas de postres a las mesas”, dijo.

Finalmente, para garantizar que todo quede bien y sin imprevistos, Paredes Rodríguez subrayó que número uno, se logra en base a la elección de trabajar con proveedores serios, formales, cumplidos y con excelentes referencias. Y número dos, mantener una excelente comunicación entre la novia y la wedding planner. “Son muchos detalles que se deben cuidar, por eso es esencial la asesoría profesional para que ese día sea inolvidable”, puntualizó.

COMENTARIOS