Proveeduría aeroespacial, estabilidad para el desarrollo.

Proveeduría aeroespacial, estabilidad para el desarrollo.

Los comedores industriales contribuyen a la productividad
SQTECH: Respeto, Disciplina y Trabajo
Con controles de calidad conservas clientes e inversionistas

Entrevista a:
lng. Gilles Moreaux
Director de Figeac Aero México

Figeac Aero México tiene la planta de anodizado más grande y moderna del país que provee a Latécoère, Spirit, Stelia, Triumph, Bombardier y MHI.

Con base a una estrategia basada en la excelencia industrial y profundo compromiso con el desarrollo, Figeac Aero México, compañía francesa de proveeduría aeroespacial, avanza a pasos agigantados en la concreción de sus objetivos.

Hace apenas tres años se instaló en Sonora, en diciembre del 2015, con el plan futuro de convertirse en el primer subcontratista aeroespacial en Europa y segundo a nivel mundial en la fabricación de puertas para aviones. “Cuando arrancamos operaciones teníamos un solo cliente, Latécoere, y actualmente hemos firmado contrato con seis o siete nuevos clientes aquí, entre ellos Boeing, Spirit y Bombardier. Prácticamente, hemos logrado hacer en tres años lo que teníamos planeado para cinco”, afirmó Gilles Moreaux.

Sonora ha sido tierra fértil para que la empresa crezca de manera muy rápida. El trabajo conjunto de Figeac -que con una inversión de 60 millones de euros construyó la planta de anodizado más grande y moderna de México, donde se hace ingeniería, fabricación de piezas, ensamble, pintura y tratamiento superficial en un mismo lugar-, las facilidades del Gobierno del Estado y la voluntad de las Instituciones de Educación Superior han funcionado para el crecimiento no sólo de la compañía, sino de la industria aeronáutica, explicó el Director de Planta.

Es uno de los estados más importantes para la proveeduría en este sector y en los próximos años recibirá importantes inversiones que, a su vez, ayudarán a crear empresas en torno a los proveedores del mundo de la aeronáutica. Figeac Aero necesita proveedores locales, por ejemplo de herramientas, poliquímicos, acero y muchos otros artículos. “Aquí hay negocio. Nosotros empezamos a hacer desarrollo de proveedores locales, pero falta mucho. Es un desafío, una oportunidad”, enfatizó.

Estabilidad para el desarrollo

Gilles Moreaux, orgulloso de que en Sonora se fabriquen piezas de primer nivel para satisfacer la demanda de Latécoère y Spirit, quizá el proveedor de aeronáutica más importante a nivel mundial, siente también profunda satisfacción de la calidad de los empleos y los salarios que ofrecen, porque permiten mejorar la calidad de vida de los trabajadores.

Hasta el momento son 230 empleados, que llegarán a 350 para finales de año y se estima que haya 700 trabajadores en los cinco primeros años de operación.

Entre las ventajas competitivas de la entidad se cuenta la actitud de los técnicos e ingenieros, deseosos de aprender y “enseñables’; lo que ha permitido mucha capacitación y transferencia tecnológica. Con contratos por tiempo indefinido, el personal tiene la posibilidad de progresar, hacer carrera en la empresa y crear sus proyectos personales a mediano y largo plazos.

Figeac Aero llegó para quedarse. Compró el terreno donde construye sus plantas y los contratos que firma con empresas aeroespaciales son al menos por 10 o 15 años. Le interesa mano de obra capacitada y estable, por lo que ha creado estrategias -incluso mayores prestaciones sindicales- para estimular la permanencia de los trabajadores.

Con esta visión, Gilles Moreaux se prepara a proyectar para los próximos diez años. Por su cercanía con Estados Unidos, en México hay potencial para la industria aeronáutica, dijo, y Figeac Aero busca posicionarse como líder.

En diciembre del 2018 recibió las certificaciones Nadcap de Estados Unidos que autorizan los procesos térmicos, químicos y de pintura en la planta para las piezas aeronáuticas, un logro importante para una empresa de tres años, capaz de realizar el proceso completo -diseño de programa, industrialización y ensamble de la piezas-en un solo lugar, con estándares de calidad de excelencia.

“La empresa Figeac, con 16 filiales y 3 mil 400 trabajadores en el mundo, considera dos factores principales para el control de calidad: seguir el proceso y la fecha de entrega. Ambos se enseñan en Sonora y se convierten en parte de la cultura de los empleados. Se respetan y se ejecutan. Por eso Figeac Aero, que entrega 35% de su producción en Europa, registra 98% en la realización de sus operaciones”, concluyó.

Compartir

COMENTARIOS