Nuestra terapia psicológica es para todos

Nuestra terapia psicológica es para todos

El talento que no se desarrolla, se pierde.
Capún, A.C., atención a personas con capacidades únicas
Casa Guadalupe Libre, I.A.P.

Entrevista a:
Licenciada en Psicología María lvonne Solazar Molino
Directora y Fundadora del Centro de Apoyo para el Niño, A.C.

Ubicado en la Colonia Nuevo Hermosillo, el Centro de Apoyo para el Niño, A.C. se enfoca en la atención a niños con necesidades educativas especiales en los niveles de preescolar, primaria y, en breve, secundaria. Además de ofrecer servicios de terapia psicológica a adultos sea individual o de pareja, y a niños que sin presentar una discapacidad necesitan regularizarse en ciertas áreas.

En el Centro se atiende a menores de 3 a 14 años de edad con discapacidades leves hasta profundas; niños con autismo, síndrome de down, déficit de atención con y/o sin hiperactividad, pequeños con discapacidad intelectual que puede ser leve, moderada o grave, explicó la psicóloga María lvonne Salazar Molina, Directora y Fundadora del Centro.

“También tenemos alumnos con discapacidad motora –siempre la discapacidad va desde niños que su lesión a nivel de corteza cerebral es mínima y entonces no pueden ejecutar ciertas funciones, o a veces es profunda y tienen mucha limitación o para hablar o para moverse o para incorporar información a su cerebro. Es parte de lo que trabajamos; modificamos la forma de trabajo dependiendo de la discapacidad del pequeño”; indicó la maestra.

Actualmente trabajan con alrededor de 35 menores en turno matutino y más o menos cincuenta en turno vespertino, cifra –ésta última-­que puede incrementar o disminuir dependiendo de la capacidad económica de los padres de familia. “Nuestros servicios son muy económicos, pero estamos trabajando con el área de recursos más limitados en la sección Sur de Hermosillo”; dijo.

En este sentido, Salazar Molina recordó que hace 22 años cuando fundó el Centro de Apoyo para el Niño, A.C. la parte fundamental fue abastecer la educación especial en el área sur de la ciudad. Su propósito era poder tener contacto con niños con necesidades educativas especiales que no tuvieran que trasladarse hasta la parte Norte de Hermosillo, por ello pensó en acercar los servicios de educación especial a este sector.

“Somos la escuela en la cual los niños pueden desarrollar, además de conocimiento, habilidades necesarias para incorporarse a su medio ambiente, a su grupo familiar, a la sociedad, en función de cómo van ir ellos asimilando el contexto en el que viven. Todo lo que un niño recibe en su escuela regular nosotros lo adaptamos, lo modificamos, lo preparamos, para que el niño con una necesidad educativa especial pueda asimilarlo. El trabajo del Centro es precisamente adaptar la currícula para que nos permita que los niños sean socialmente aptos”; subrayó la psicóloga.

El niño toda su vida va ser una persona especial, aclaró, pero con una calidad en su educación que le permita ser apto para la convivencia social, ser independiente, ser autosuficiente, es decir donde aprendan -en algunos casos-a desarrollar una labor sencilla y obtener dinero. “A veces nos lleva más de un ciclo escolar desarrollar una habilidad’; dijo.

En estos años de trabajo constante, tienen historias de alumnos que han alcanzado sus niveles universitarios porque su discapacidad no era tan profunda, comentó. Otros han logrado concluir carreras técnicas incorporándose al ambiente laboral y ser autosuficientes; jóvenes que además de poder terminar su educación primaria, han podido continuar preparándose para la vida. Cada caso es único, recalcó.

La experiencia de estar en una escuela especial es enriquecedora porque permite que los alumnos desarrollen funciones de cuidar, de proteger, de compartir, se va haciendo una convivencia muy bonita donde unos ayudan a otros, subrayó la psicóloga. Cuando el niño es capaz de interactuar con el otro, con el maestro o con el compañero es cuando el menor alcanza un aprendizaje.

Buscan patrocinadores de becas
Cuando las madres de familia -por lo general de escasos recursos– reciben el diagnóstico médico de sus hijos llegan abrumadas, preocupadas, y en el Centro encuentran una esperanza para que sus niños sean atendidos de acuerdo a sus necesidades especiales. Durante cinco años, el Centro ha becado a niños de muy escasos recursos y ahora buscan patrocinadores para seguir haciéndolo.

Su propósito es tocar la puerta del corazón de aquellos empresarios que les permitan continuar con su labor a través de becas. Encontrar padrinos que los ayuden a hacer que este proyecto sea más grande, más sólido, llegue a más familias, buscando patrocinadores de becas y que éstas puedan ser destinadas ya sea al público en general, o bien si algún empresario tiene entre sus filas, entre su equipo de trabajo, a padres de familia cuyos hijos requieran atención especial sean destinadas a ellos, explicó.

La beca por alumno es de $1,850 pesos mensuales y esta aportación puede ser entregada por el tiempo que el patrocinador decida ya sea 6, 12 ó 18 meses. También se pueden hacer donativos en especie ya sea de útiles escolares, material educativo, mejoras a las instalaciones, mantenimiento del plantel escolar, pintura, aires acondicionados, etc.

El Centro de Apoyo para el Niño, A.C. está ubicado en Peña Colorada Número 338-A entre Calesa y Coyotes, Colonia Nuevo Hermosillo. Para mayor información puede comunicarse al teléfono 252-02-75 o bien visitar el sitio en Internet: centrodeapoyoparaelnino.com

Compartir

COMENTARIOS