Las Apps le dan ventaja competitiva a su empresa

Las Apps le dan ventaja competitiva a su empresa

Estrategias de marketing digital
Jardines hermosos con poca agua
Evolución de la fotografía

Entrevista a:
Lic. Sixto Robles Gálvez
Director general de Fidelity Apps

El uso de las Apps, término que se refiere a la abreviatura de Application, se ha vuelto muy popular en dispositivos móviles para ayudar a los usuarios a realizar acciones concretas, prácticamente de cualquier índole. Pero cuando se trata de buscar ventajas competitivas para el negocio, hay que encontrar el área que genere más valor, afirmó Sixto Robles Gálvez, Director General de Fidelity Apps, empresa que diseña aplicaciones personalizadas para fidelizar clientes e incremento de las ventas.

Una aplicación es una interfaz que el usuario instala en su dispositivo móvil para acceder a un software que generalmente está en la nube, programado para realizar determinadas tareas.

Para el sector empresarial es importante porque, además de que el cliente lo trae en su celular, le da acceso a cierto tipo de información y métricas de comportamiento que le sirven a la empresa para la toma de decisiones.

“Por ejemplo, gracias a las Apps de las instituciones bancarias, se ha podido establecer el grupo etario de los usuarios, la hora en que utilizan los servicios y el tipo de operación que realizan. Mercadológicamente, esta información puede ser utilizada para crear productos y estrategias para vender más a los clientes.

Conocer al cliente es el mejor modelo de negocios que puedas tener’; argumentó.

Una App es una herramienta y es importante para fortalecer a las pequeñas y medianas empresas siempre y cuando encuentren la función óptima, la cual podría estar en los procesos administrativos o de ventas, comerciales o inventarios , de promoción, inteligencia empresarial o percepción de los clientes. La tecnología es el factor, dijo, pero está enfocada a diversas funcionalidades.

En términos generales las Apps se pueden englobar en dos tipos de aplicaciones: las de optimización de procesos –sumamente necesarias en todas las empresas- y las que ayudan a impulsar la parte comercial del negocio, por ejemplo las desarrolladas como gestores de vendedores de campo, que funcionan como un coach de ventas, explicó.

La razón de hacer de un negocio es obtener utilidades. Con frecuencia un empresario no tiene conocimiento de nuevas tecnologías ni desea hacer un proyecto tecnológico; desea utilizar Apps para mantenerse en el mercado y con el objetivo de aumentar sus ganancias.

En este sentido, existen dos maneras de obtener más ingresos: conseguir nuevos clientes o venderle más a los que ya se tienen, por lo que recomendó buscar asesoría y realizar un análisis de factibilidad del software.

Un empresario con su negocio regular, que pretende ampliarlo con base a una aplicación -por ejemplo que desea mercado en línea- debe verlo como una inversión para generar rendimientos, y entonces la primera pregunta que debe hacerse es: ¿cuál es el retorno de inversión?’; manifestó.

Desarrollar una App requiere tiempo, conocimiento y recursos, agregó; sin asesoría, ocho de diez empresarios perderán su dinero, advirtió.

Los clientes de las empresas que utilizan aplicaciones tienen cierto perfil: usualmente son millennials, les gusta la tecnología y sienten predilección por ese negocio.

En ciudades como Hermosillo ha sido un poco más lento el desarrollo de las Apps para las empresas debido a que por cuestiones de seguridad y privacidad de datos persiste la desconfianza en el uso de la tecnología. Sin embargo, consideró Sixto Robles, la disminución de los costos de la comunicación -ya no es tan caro traer datos-, el incremento del uso del WiFi en empresas y lugares públicos, y la capacidad cada vez más potente de los dispositivos móviles están facilitando el camino.

Además, agregó, Uber ha sido un parteaguas en el sentido de que nos enseñó a utilizar con mucha frecuencia una aplicación. Ello trajo un cambio conductual en la sociedad y las personas ahora usan las Apps con mayor confianza, concluyó.

COMENTARIOS