La Tecnología 5G puede aumentar la velocidad hasta 100 gigabytes

La Tecnología 5G puede aumentar la velocidad hasta 100 gigabytes

Primera mujer dirigente de CMIC
La supervisión debe ser un proceso facilitador
Therval: Distinción, belleza y funcionalidad para el hogar
Ingeniero Rafael Cota Rivas
Consultor en Innovación.

Aun al empezar, la red 5G tiene grandes beneficios

Por Xóchitl Rodríguez
Entre los beneficios que el sector empresarial podrá gozar de la tecnología 5G se encuentra la automatización de los procesos en las empresas –sean de comercio, de servicios o productivos- y la combinación de los modelos de negocios presencial y electrónicos o a distancia, afirmó el Ingeniero Rafael Cota Rivas, consultor en Innovación.


La Tecnología 5G en comunicaciones básicamente permite hacer tres cosas: la primera es aumentar la velocidad hasta 100 gigabytes, lo que significa que puede incrementar a 100 veces más de lo que tenemos ahora, explicó.


La segunda característica es que reduce lo que se llama el tiempo de latencia, que es el tiempo de respuesta de los dispositivos para procesar la información que les está llegando.
“Eso tiene muchas implicaciones. Por ejemplo, el tiempo que tarda en cargar una página o el tiempo de respuesta de un auto autónomo. Con la tecnología 5G ese tiempo de latencia se reduce hasta un milisegundo. ¿Qué significa en términos reales?”, cuestionó para responder: La posibilidad a muchísimas aplicaciones con dispositivos conectados a la red 5G.


El especialista consideró que esa es una de las características más importantes de la red 5G, porque el tercer elemento es la capacidad de interconexión de muchísimos más dispositivos a un mismo punto de conexión: un millón por kilómetro cuadrado a una sola base.
Es decir, aunque todo mundo está emocionado por el uso que dará a su celular -que será más rápido o compartirán documentos más pesados-, las aplicaciones que se van a desarrollar están más relacionadas con el consumidor; los seres humanos van a consumir mucho y eso es buen negocio, pero, precisó, lo que se va a incrementar es la cantidad de dispositivos interconectados a la red, “lo que conocemos como el Internet de las Cosas, el IOT por sus siglas en inglés (Internet Of Things)”.


Con la interconexión de muchos más dispositivos por kilómetro cuadrado a una red inalámbrica con cobertura en prácticamente toda una ciudad, surge la posibilidad de tener ciudades inteligentes, donde todo el mobiliario urbano se podrá interconectar a la red: semáforos, cámaras, luminarias, tomas de agua, banquetas, ciclovías, etcétera. Porque una cuarta característica de la red 5G, que es importante pero no de tanto impacto como las otras tres, acotó, es que utiliza muy baja potencia.
“Así, por ejemplo, se podrá colocar una pila que quizá dure un año a un contenedor de basura para saber si está lleno o no. Y como la red 5G es de telefonía celular con cobertura prácticamente universal, se tiene la posibilidad de tener, además de ciudades inteligentes, también campos inteligentes, lo que permitirá a muchísimos agricultores y productores o mineros empezar a tener dispositivos y sensores dentro de sus propias operaciones, los cuales les permitirán obtener información en tiempo real de lo que sucede en sus procesos y tomar mejores decisiones”, argumentó.
Cota Rivas dijo que esta cantidad de dispositivos es lo que se ve como uno de los negocios más importantes para los que se va a implementar la red 5G.

Países como Corea, Suiza, Austria, China, Inglaterra, España, Bélgica y los Estados Unidos, entre otros, han empezado a implementar la red 5G sobre la infraestructura que ya se tiene de la 4G. Se espera para el 2025 o 2026 esté ya instalada la red 5G con todo su potencial. Básicamente, tener más antenas y modificar los transmisores para que sean capaces de tener frecuencias más altas.


“Al estar utilizando la infraestructura de la red 4G se usan las frecuencias más bajas de la 5G que, aunque son velocidades pequeñas, son mucho más altas que las que tenemos ahora. La infraestructura que permitirá las frecuencias más altas, y por lo tanto mayores velocidades, se irá montando conforme el modelo de negocios vaya dando rendimiento”, consideró.
Y agregó: “No nada más el mobiliario urbano y las autoridades se están interconectando a la red; también en las casas y en las empresas, eso hace que los proveedores del servicio vean la necesidad de instalar más bases”.


Explicó que la segunda etapa de la infraestructura -que la mayoría de los proveedores de servicios de telecomunicaciones ya tienen desplegada- es la interconexión por fibras ópticas que en la mayoría de los países ya existe con suficiencia, incluso para uso residencial.


Sin embargo, todas las inversiones se van a hacer de manera paulatina por la crisis sanitaria y económica que vivimos actualmente. Se optó por utilizar la infraestructura ya implementada, llevarla al máximo de su capacidad para empatarla con la mínima capacidad de la 5G, la cual existe en dos vertientes: 5GSA, que es la máxima potencia, y 5GNSA, la mínima. La mayoría de los países usan esta última porque no han hecho la inversión en infraestructura para soportar la 5GSA.


Aun así, hay una mejora sustancial sobre todo en tiempos de latencia, lo que más notan los usuarios, a precios que realmente no son altos porque están jalando mercado, consideró.

Compartir

COMENTARIOS