La reputación, factor de éxito

La reputación, factor de éxito

El ciclismo reduce ansiedad y estrés
La Estancia, un hogar para el adulto mayor
El deporte mejora a la sociedad

Entrevista a:
Lic. Luis Alberto González González
Director General deHerrera Publicidad

La reputación es la forma en cómo transmitimos lo que somos a los demás y cómo mantenemos esa visión o ese posicionamiento en la comunidad, cada quien en el ámbito que se desenvuelve; y es importante no sólo construirla en un momento determinado, sino mantenerla, porque puede cambiar para bien o para mal, consideró el Licenciado Luis Alberto González González.

Para el Director General de Herrera Publicidad preservar la reputación es un trabajo de todos los días en el que la idea clave es congruencia entre en lo que se dice, lo que se piensa y lo que se hace; es decir, congruencia de vida.

Cada día la reputación se va construyendo de cosas tangibles e intangibles, explicó. Las primeras son aquellas que podemos ver y que ayudan –o no- para crear prestigio, como el diploma de una carrera, la forma de vestir o la manera de hablar. Las cosas intangibles tienen que ver más con el comportamiento de las personas. Ambas, tangibles e intangibles, corresponden a la forma y el fondo.

Existen factores que ayudan a crear una buena reputación y otros que la ponen en riesgo. Una reputación de éxito se va construyendo, pero si no hay congruencia con la vida se puede perder en momentos críticos. Recordó el caso de Tiger Woods, un golfista que de estar entre los tres mejores jugadores del mundo, ser sumamente exitoso comercialmente hablando, patrocinado por empresas de las más importantes, su vida se fue desmoronando por problemas de alcoholismo, su relación con las mujeres y escándalos, entre otros.

En el ámbito profesional quien tiene buena reputación tiene más posibilidades de tener éxito, lo cual se puede llevar a otras áreas de la vida, dijo. Es decir, en la medida en que vamos desarrollando esta buena reputación las oportunidades también se van abriendo, lo que nos ayuda a ser profesionales, padres de familia, deportistas o empresarios más plenos y mejores.

Cada quien es responsable de su reputación personal, un tema mucho más crítico para las personas que están en el ojo público que para el resto. Por esta razón, para preservar una buena reputación hay que estarla monitoreando con el fin de asegurar que lo que está ahí afuera en realidad representa lo que la persona es, recomendó.

COMENTARIOS