La profesionalización de APIS hace la diferencia

La profesionalización de APIS hace la diferencia

Reducción de costos y distancias a través de herramientas tecnológicas
La supervisión debe ser un proceso facilitador
¡Hay que estudiar por gusto y para la vida!

Entrevista a:
Teresita Meléndrez Montijo
Presidenta de la Asociación de Profesionales Inmobiliarios de Sonora

En un mercado pujante, donde los inversionistas buscan comprar propiedades de todo tipo para rentar -porque ganan en plusvalía y en la renta en sí-, la Asociación de Profesionales Inmobiliarios de Sonora, A.C. (APIS) agrupa a los asesores inmobiliarios bajo un código de ética que garantiza las operaciones de los usuarios, afirmó Teresita Meléndrez Montijo.

La presidenta de APIS Sonora recordó la misión de la Asociación Civil que inició hace tres años y que actualmente cuenta con 120 afiliados en las secciones de Hermosillo, Ciudad Obregón y Nogales: “Agrupar bajo un reglamento y código de ética a las personas físicas que presten sus servicios profesionales en el campo de la intermediación inmobiliaria, dentro de los límites del Estado de Sonora, con el objetivo de formarlos integralmente para que puedan honrar el ejercicio de su actividad, estandarizar prácticas y conocimientos para brindar servicios de alta calidad a los clientes de servicios inmobiliarios”.

A su vez, la APIS Sonora se ha afiliado al Consejo de Profesionales Inmobiliarios de México, A.C., (Copim) para trabajar a nivel nacional, una organización que representa los intereses de los inmobiliarios con base en Guadalajara y que agrupa a más de mil inmobiliarios y 14 asociaciones de diversas partes de la República Mexicana. Trabaja también con la Secretaría de Economía (SE) en la Ley 150, la cual tiene por objeto la creación y el establecimiento de las normas y principios del Registro Estatal de Agentes Inmobiliarios.

Actualmente, cuenta con tres secciones en Sonora (Hermosillo, Ciudad Obregón y Nogales), pero la nueva administración tiene ambiciosos planes de crecimiento que incluyen a todo el estado, donde trabajarán bajo el mismo código de ética y una Comisión de Honor y Justicia –entre otras- para dar solución a problemas que pudieran surgir, ya sea entre asesores o por quejas de los clientes.

COMENTARIOS