La ola económica

La ola económica

El seguro es una inversión y no un gasto
El mercado determina el costo del dinero
Oportunidades de Sonora en mercados internacionales

Adáptate rápidamente a las circunstancias, es la única forma de sobrevivir a esto.

Por Ing. Feliciano García Sotelo
La mayoría de la gente está muy preocupada, temerosa y desorientada ante la crisis mundial del Coronavirus; con todas sus graves consecuencias de salud, tenemos la certeza de que las semanas más difíciles para México serán en los meses de abril y mayo y que la pandemia, con altos riesgos, durará varios meses, quizá hasta octubre de 2020.
Las noticias abrumadoras sobre este problema abundan y quizá los datos de casos comprobados del impacto para nuestro país son muy poco confiables; es probable que la realidad sanitaria sea más grave de lo que se dice públicamente. Sin lugar a dudas, la mejor herramienta de protección es quedarse en casa, armarse de paciencia para soportar el encierro prolongado y tratar de ser productivos.

Por otra parte, estamos enfrentando la paralización inmediata de la economía, una posible caída enorme del PIB, del orden del 10% para 2020, con impactos negativos peores a los que enfrentamos en la crisis 2008-2009, cuyas repercusiones mundiales continuarán hasta después de 2021. Muchas personas morirán, habrá un enorme desempleo, muchas empresas cerrarán, deudas impagables y un Gobierno que es incapaz para gobernar.

Buscando enfoques positivos ante este caos, les digo que la crisis ya llegó, que tenemos que actuar de inmediato con gran determinación y creatividad. Sin lugar a dudas ya nada volverá a ser como antes. Cuando termine el encierro, el mundo que nos vamos a encontrar será muy pero muy diferente al que dejamos. ¿Cómo me voy a ganar la vida?

De inmediato me vino a la memoria el libro, best seller de hace algunos años, “Quién se comió mi queso”, donde el personaje se encuentra desorientado y muy angustiado porque las fuentes habituales de donde obtenía ingresos han desaparecido. Sólo tenía dos opciones: lamentarse y sufrir de aquí en adelante, o reinventarse y volver a crecer. O me muevo, o me muero. Renovarse o morir.

Tenemos que tomar decisiones dolorosas ahorita para reconstruir nuestro futuro. Se han acelerado cosas como el trabajo a distancia, de manera remota teleconferencias, Whatsapp, educación virtual por internet, telemarketing, banca electrónica, páginas de internet, etc.

El largo plazo se volvió muy corto y ahora se mide en meses, semanas. Tenemos que evolucionar y ser competitivos. ¿Qué hará nuestra competencia? ¿Qué va a pasar con el mercado en los próximos meses? ¿Qué oportunidades se presentan? ¿Dónde está mi queso? ¿Para qué soy bueno? Aprovechemos la calma del encierro forzoso en prepararnos para los nuevos retos de un mundo volátil e incierto.

En esta situación la LIQUIDEZ ES REY (cash is King). Sólo hay dos caminos, así de simple: o aumentamos los ingresos (lo cual está en chino de verdad) o bajamos los costos y gastos. Debemos recalcular el presupuesto y revisar todos los rubros. Reducir de inmediato los gastos y costos en donde sea posible.

Si el mercado está cerrado, no se puede sostener la nómina en las condiciones actuales. Renegociar cuando sea posible, reducir puestos y bajar sueldos. Es preferible que los empleados tengan un menor ingreso, que un ingreso cero por despido. Es preferible tener trabajo para algunos, que cerrar la empresa. Utilizar fuentes externas en lo posible.

Una sugerencia con proveedores y acreedores es aplicar La ley de Pareto (80/20) al revés. Hacer un programa. Pagar primero al 80% (los chicos) que importa el 20% de los recursos para quitarse el ruido del avispero de encima. Renegociar con los grandes, precios, plazos, quitas, devoluciones de mercancía, cancelaciones de pedidos, cambiar los fijos por variables, etc. La estrategia y plan de contingencia es determinar el impacto de todo esto en el flujo y conocer el tamaño del agujero.

Escucha a los clientes, protege a tus buenos clientes y proveedores, o por lo menos haz el intento. Esto marca una relación de largo plazo y lealtad.

Adáptate rápidamente a las circunstancias, es la única forma de sobrevivir a esto.

COMENTARIOS