Infecciones por microorganismos invisibles al ojo humano

Infecciones por microorganismos invisibles al ojo humano

Juilas Teatro hace arte y cultura
Fomentar la competitividad en los niños
¡Vivir al aire libre y entre amigos!

Entrevista a:
Dr. Everardo Montoya Gutiérrez
Médico Pediatra e Infectólogo y Microbiólogo

Las bacterias han estado en la Tierra desde hace 4 mil 500 millones de años, tiempo en el cual han sido capaces de evolucionar y adaptarse a todas las adversidades –entre éstas el ser humano con sus antibióticos– pero estos microorganismos han desarrollado mecanismos para no morirse, por lo que actualmente la ciencia se está enfrentando a esta Era de la multirresistencia de las bacterias, advirtió el Dr. Everardo Montoya Gutiérrez, con especialidades en Pediatría por el HIES e Infectología y Microbiología por el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, avalado por la UNAM.

Si en 1945 se podía matar un gran número de bacterias solo con penicilina, ahora se utilizan antibióticos de última generación y hay bacterias que son resistentes, sobreviven y van a seguir haciéndolo, alertó, por lo que una de las estrategias que la Infectología, la OMS y otras organizaciones promueven es el uso racional de los antibióticos. “Es un campo que va a dar mucho de qué hablar en el futuro, ya nos está provocando un gran problema y las predicciones no son buenas pues se prevé que más o menos en el año 2050 tengamos millones de muertes por bacterias multirresistentes, si no hacemos algo ahorita”.

En este sentido, exhortó a los médicos a tomar conciencia de que utilizar antibióticos en forma innecesaria se va a traducir en la inducción, en la emergencia, de bacterias resistentes.

“La producción de nuevos antibióticos con mecanismos de acción diferentes no es rápida, de tal manera que la resistencia nos está ganando. Lo bueno de este panorama es que si a una bacteria le dejo de poner la presión de los antibióticos ésta va a regresar a su origen”, explicó.

Afortunadamente, el sistema inmunológico defiende de manera natural a los seres humanos contra miles de microorganismos que diariamente toca, bebe, come e inhala.

La recomendación a los pacientes es a no automedicarse, ni a presionar o exigir al médico para que le recete antibióticos –situación muy común durante la consulta, puntualizó el Dr. Everardo Montoya Gutiérrez, primer infectólogo con especialidad en pediatría en el estado de Sonora.

¿Qué es la infectología?
La infectología es la rama de la medicina encargada de las enfermedades que se producen por microorganismos como virus, bacterias, hongos y parásitos. Un paciente es remitido al infectólogo por varios motivos; cuando se trata de enfermedades específicas como el VIH, hepatitis B ó C, infecciones por bacterias multirresistentes, pacientes con infecciones complicadas que no evolucionan de manera favorable con el tratamiento indicado, informó Montoya Gutiérrez, primer infectólogo con especialidad en pediatría en el estado de Sonora.

Éste es el campo clínico de la atención a los pacientes, pero existe otro campo de acción donde interviene y es en los programas de prevención de infecciones intrahospitalarias, donde destaca la prescripción correcta y bien razonada del uso de antibióticos, precisamente para evitar el problema de la multirresistencia de las bacterias.

Campo de acción del Infectólogo
– Todas aquellas infecciones que se presentan en el ser humano. Desde una infección de la garganta hasta un paciente grave en una terapia intensiva con una infección severa.

– Una persona puede acudir libremente al infectólogo si presenta infecciones frecuentes por ejemplo en vías urinarias, en la garganta, en el oído, etc., éste se encarga de estudiar el caso, analizar los factores y poder instalar un tratamiento o bien, detectar alguna inmunodeficiencia que le está ocasionando ese problema al paciente.

-Enfermedades de interés epidemiológico; en este caso pacientes con ricketsiosis. Fiebres exantemáticas: dengue, chikunkunya, zika, transmitidas por vector.

– Enfermedades como tuberculosis, VIH, hepatitis B ó C.

– Enfermedades endémicas (que se localizan en una zona geográfica), como la coccidioidomicosis producida por un hongo que vive en la tierra de las zonas desérticas, se disemina a través del aire, la persona lo respira y se aloja principalmente en el pulmón.

– Programas de prevención de infecciones intrahospitalarias, entre otras.

COMENTARIOS