El perito minero ofrece certeza jurídica

El perito minero ofrece certeza jurídica

Productos sustentables para el cuidado de la piel
¿Qué automóviles prefieren las mujeres?
De la convivencia a las relaciones públicas

Entrevista a:
Ingeniero y Geólogo Luis Palafox Torres
Perito Minero
El área de trabajo de un perito minero son los aspectos legales y tramitología de las solicitudes de concesiones mineras y su mantenimiento, de tal forma que los resultados sean los más óptimos para el concesionario, afirmó el Ingeniero y Geólogo Luis Palafox Torres.

El ex presidente de la Asociación de Mineros de Sonora, A.C. (AMSAC) y de la Asociación de Ingenieros de Minas Metalurgistas y Geólogos de México (AIMMGM) Distrito Sonora, dijo que la Dirección General de Minas entrega la acreditación como perito minero a los egresados de las carreras de Ingeniería en Minas, Ingeniero Geólogo, incluso Ingeniería Civil y Topografía.

Y aunque para él lo ideal sería que los peritos mineros fueran egresados de las Ciencias de la Tierra, su experiencia de 44 años en los aspectos legales de la minería le ha dejado claro que las cualidades más importantes para este quehacer pericial son una buena capacitación, conocer el contexto de la minería en el lugar donde se trabaja y ser una persona honrada y de confianza.

La asesoría de un perito minero es de suma importancia para que los concesionarios cumplan en tiempo y forma con sus obligaciones y evite que la propia Dirección General de Minas cancele la concesión, afirmó.

Entre las responsabilidades de los concesionarios se encuentra la presentación de informes estadísticos, en el mes de enero; los informes de comprobación de obras, en el mes de mayo; el pago de derechos por las superficies de sus concesiones, en los meses de enero y julio; entre otras que son menos gravosas, externó, como conservar el punto de partida.

Como perito minero, Palafox Torres atiende su Despacho Asesoría Legal Minera (Aselegmin) y también ha sido académico por más de cuarenta años; entre las materias que imparte en la Universidad de Sonora se encuentra la de Legislación Minera, un área de conocimiento vital para el buen funcionamiento de la industria.

Pero, además, agregó, el quehacer de los peritos es importante porque ayuda a los mineros con la estricta vigilancia y cumplimiento de actividades de planeación.

“Un concesionario puede tener una propiedad que vale cientos de miles de dólares. Una mina, por chiquita que sea, cuenta con trabajadores, equipos de tumbe, un campamento, una cocinera, consume aceite, gasolina, diésel, víveres, llantas, etcétera. Tiene un volumen de gasto entre 200 mil y 300 mil pesos. Una sola llanta puede llegar a costar 20 mil dólares y no se encuentra en el mercado, se tiene que pedir con seis u ocho meses de anticipación, igual que otras refacciones y equipo. Hablamos de una actividad de altísimos niveles de inversión en la que el minero se convierte en un programador de actividades futuras”, explicó.

Otra de las actividades de los peritos mineros es atender las disputas que surgen por diversos motivos. Uno de ellos es que las obras de un concesionario invadan otro lote. En este caso debe investigar, revisar el punto de partida, el perímetro del lote y las extensiones para determinar si realmente algún colindante se ha metido en el terreno de otro. Entonces, tendría que hacerse una demanda o llegar a un arreglo económico.

Otro escenario, agregó, se refiere a las evaluaciones de un yacimiento debido a una opción de compra a plazos. Se establece la forma de pago y se firma el contrato que se inscribe en el Registro Público de Minería de la Dirección de Minas. Si hay incumplimiento de pago, se puede establecer una demanda y solicitar al Registro que cancele la inscripción.

El perito minero también determina si alguna sustancia que el concesionario haya encontrado es concesible o no. Por ejemplo, el yeso es un sulfato de calcio y sí es concesible, a diferencia de la caliza -un carbonato de calcio muy cercano al sulfato- que no es concesible.

Entonces, en términos generales, el perito minero ofrece certeza jurídica a los concesionarios, concluyó.

COMENTARIOS