El Pargo Rojo: La tradición más sabrosa en Bahía de Kino

El Pargo Rojo: La tradición más sabrosa en Bahía de Kino

El arte también es negocio
Juilas Teatro hace arte y cultura
Institución para ciegos en Hermosillo

Entrevista a:
Luis Alberto López Murrieta
Director General del Restaurante El Pargo Rojo
Por la cercanía con la capital sonorense, ir a comer a Bahía de Kino se ha vuelto toda una tradición para familias enteras que hacen viaje especial de ida y vuelta, generalmente los fines de semana, donde obviamente disfrutan del mar y del hermoso paisaje que ofrece uno de los destinos turísticos más importantes del estado de Sonora.

Uno de los espacios ideales para comer en Bahía de Kino es el Restaurante El Pargo Rojo — recinto que durante 32 años ha recibido no solo a turistas hermosillenses sino de todas partes del País y del mundo—y que a lo largo de todo este tiempo, se ha preocupado por ofrecer comida sabrosa a precios accesibles.

“Desde niño veía como la actividad turística iba creciendo en Bahía de Kino. Me di cuenta que la gente iba los fines de semana, hacían falta lugares para comer y lo vi como una oportunidad; trabajando y con un poco de esfuerzo planeé ofrecer comida en pequeño hasta hacerlo de una manera más organizada. Inicié en 1987 con seis mesitas, una barrita y la cocina chica”, recordó Luis Alberto López Murrieta, Empresario, Fundador y Director General  del Restaurante El Pargo Rojo, ubicado en Bahía de Kino, Sonora, empresa con 32 años de operación.

Afortunadamente, logró posicionarse de inmediato,  narró. “Me empezó a ir muy bien, era una propiedad rentada a mi papá y pronto él se dio cuenta que era buen negocio y se asoció conmigo, entonces ya le inyectamos un poco más de recursos al ver que sí tenía potencialidad y desde entonces hemos tenido un crecimiento considerable. Ésa es la historia del Pargo Rojo”, expuso.

Hoy en día, tiene una capacidad para recibir cómodamente a 190 personas y de ser necesario a otras 50 más en ocasiones especiales, es decir, alrededor de 240 personas a quienes ofrece una carta con alrededor de 60 platillos, expresó López Murrieta.

En referencia al éxito de su negocio, el empresario destacó que en la actividad de la gastronomía no se debe descuidar ningún aspecto: servicio, buen producto, higiene,  condiciones de todo tipo que requiere el cliente al ser atendido buscando siempre satisfacción total –sin dejar de lado que la necesidad primaria es alimentarlo. “La gente va al Pargo Rojo a comer rico, a precio justo”, reiteró el propietario, quien es originario de Bahía de Kino.

Sabrosa comida, buen ambiente y la correcta higiene que debe tener cualquier manejo de alimentos es su mayor fortaleza –además de la constancia, la persistencia.

Por gusto y para poder supervisar al personal, él mismo aprendió a preparar los platillos. En este momento está en proceso de revisión, estandarización  e innovación de la mano del chef. “La cocina está en evolución, constante capacitación y la innovación –es lo que más realza cualquier restaurante. En Hermosillo hay mucha competencia y al ir a Bahía de Kino los clientes esperan degustar un platillo más fresco y más rico que en la capital sonorense”, indicó.

Bahía de Kino es diferente a la ciudad, es una comunidad pequeña y las diferencias son a favor y en contra, consideró. “Nosotros tenemos playa y Hermosillo no; cuando empecé tenía poca competencia –ahora no– es un lugar donde la gente va a descansar, a relajarse, y por ello exigen mucho más, como turistas exigen un servicio de mucha mayor calidad, van con la expectativa de ser atendidos al cien y tienen razón. Es lo que nosotros tratamos de hacer, atenderlos de corazón con un equipo de trabajo que está entregado totalmente para hacerlo”, expuso.

Restaurante El Pargo Rojo genera 26 empleos directos –– incrementándose la plantilla a treinta personas cuando aumenta la demanda en el servicio. Sábados y domingos les da oportunidad a jóvenes preparatorianos de desempeñarse como meseros y para su satisfacción algunos de ellos han logrado concluir sus estudios profesionales.

“Además de los empleos indirectos en relación a proveedores y pescadores”, destacó Luis Alberto López Murrieta, quien reveló estar trabajando en un proyecto para invertir en la construcción de un hotel en el mismo terreno de su propiedad donde se ubica El Pargo Rojo.

COMENTARIOS