Venciendo la resistencia a utilizar materiales prefabricados

Venciendo la resistencia a utilizar materiales prefabricados

Reducción de costos y distancias a través de herramientas tecnológicas
¿Qué actitud debo tomar para ascender en mi empleo?
Autoestima alta, factor de éxito profesional

Entrevista a:
Arq. Florencio Emilio Fimbres Frisby
Especialista en Valuación

No son necesariamente nuevos, sino funcionales, eficientes, eficaces y ofrecen mejores resultados.

Hablar de modernidad en materiales para la construcción no necesariamente implica que sean de reciente creación, sino que haya un uso determinado, usualmente sugerido por arquitectos e ingenieros. Por cultura, en México persiste el sistema tradicional que utiliza bloques y ladrillos, en el que es más difícil lograr acabados perfectos y donde se está perdiendo el oficio del buen albañil, profesión que antaño era transmitida de maestro a aprendiz.

Por ello, consideró el Arquitecto Florencio Emilio Fimbres Frisby, hay que pensar en la modernidad en términos de funcionalidad, eficiencia, eficacia y resultados; y vencer las resistencias culturales para los materiales prefabricados, que ni encarecen la construcción ni restan valor al inmueble.

Fimbres Frisby, Especialista en Valuación, explicó que en la economía actual los flujos financieros y el retorno de los inversionistas son más dinámicos, por esta razón se han creado sistemas de medición del valor para materiales como los sistemas estructurales que utilizan el acero, los cuales tienen la ventaja de que no hay que cimbrar y por tanto permiten construir más rápido, a un costo similar al de la construcción tradicional y sin que afecten el valor del inmueble.

«Antes se edificaba para que durara cientos de años. Ahora los inversionistas construyen para que su edificio dure 20 años y entonces renovarlo, a lo que se prestan estos materiales porque son fáciles de poner y quitar. Ya no se tiene que demoler. Se puede dar un uso diferente a la construcción -cambiar distribuciones internas o mejorar fachadas- sin tocar la estructura”; reiteró.

La modernidad la da el proyecto y la forma en cómo se aplican los materiales, que son demandados por el propio crecimiento de las ciudades. El uso de paneles como Durock -un material hecho a base de fibras y cemento con el que se cubren exteriores y se pueden hacer muros que resisten las inclemencias del tiempo- se ha visto con mayor frecuencia en las edificaciones verticales de más de diez pisos, sistemas constructivos que no veíamos muy seguido y que ahora encontramos con frecuencia en Hermosillo o ciudades como Puerto Peñasco, donde ha permeado la cultura de construcción norteamericana, comentó.

«Este, y otros materiales en el mercado, permiten formas ilimitadas que se pueden lograr en diversos proyectos como centros de distribución, locales comerciales, fachadas, casas habitación, etcétera. Son prefabricados con tecnologías y control de calidad que permiten mayor eficiencia, por lo que poco a poco se han ido normalizando en Sonora”; concluyó.

COMENTARIOS