De taquería a restaurante: Tacos de Armando

De taquería a restaurante: Tacos de Armando

Sonora Lithium responde a la demanda mundial de litio
Maneje seguro, con estabilidad y confort
Persistencia, creatividad y optimismo ayudan a superar los retos

Entrevista a:
Armando Rodríguez Oviedo
Empresario y Propietario del Restaurante Tacos de Armando

Vender un taco de carne asada distinto al tradicional condujo a Armando Rodríguez Oviedo por un camino sinuoso en sus tiempos como vendedor ambulante, pero tras sortear obstáculos y dificultades de todo tipo hoy día es un exitoso empresario restaurantero.

A sus 37 años de edad, Armando dirige el Restaurante Tacos de Armando, de su propiedad, donde se ofrecen tacos de cortes finos como rib eye, top sirloin, arrachera, tripa y costilla de rib, una pequeña empresa donde laboran entre 12 y 14 personas. Y donde además –sin estar dentro de sus planes– atiende eventos cuando se lo solicitan.

Sería imposible contar la historia de Armando sin hablar y reconocer antes el trabajo de su padre Don Armando Rodríguez Rodríguez –un hombre emprendedor y visionario– quien el 11 de septiembre de 1986 puso una carreta donde empezó a ofrecer en la capital un taco especial, logrando de inmediato excelente aceptación. “Esos cortes que tú te puedes comer en un buen restaurante él te lo hacía taco y, aunque el precio obviamente era más alto, se enclientó”, recordó.

Sin embargo, después de 15 años de intenso trabajo, un día Don Armando decide retirarse por factores como la competencia, la crisis económica y por cansancio. Y es justo en este momento cuando Armando, como hijo mayor, le pide no hacerlo diciéndole que él va a tomar las riendas del negocio en el verano del 2001, hace 16 años.

Una época difícil en todos sentidos pero no desistió, al contrario, pensó en la posibilidad de establecerse en un local propio y “le echó el ojo” a un terreno cerca de la Prevo. Venció el miedo que da impulsarse, tomar fuerzas y dar ese salto para convertirse en empresario. En diciembre del 2004 empezó a equipar el terreno, construyó los baños con toda ilusión del cambio, y una vez dentro del local empezó a detectar otro tipo de necesidades ligadas al crecimiento.

Un factor clave en su crecimiento personal y empresarial es el hecho de haber entrado a un sistema de mercado en red (Amway) desde hace cinco años, donde las palabras del maestro que lo inscribió eran: Tú tienes mucho potencial Armando, te va ir bien en la vida. “Y yo me lo creí, me prestaba libros, me aconsejaba, me sugería. Desde ese tiempo he asistido como a unos sesenta seminarios de negocios, he leído más de 50 libros de autoayuda, siempre trato de buscar información y aprender (me gusta mucho estudiar al ser humano también). Eso me sirvió mucho y hoy lo aplico”, expresó Armando, a quien le ha tocado atender clientes japoneses, chinos, españoles, colombianos, etc.

COMENTARIOS