Conozca el valor de toda su empresa

Conozca el valor de toda su empresa

El mantenimiento preventivo es vital para su auto
Todos los inmuebles necesitan mantenimiento constante
El diagnóstico se hace por computadora

Entrevista a:
Dr. Enrique Gutiérrez López
Director General de Valuarte Consultores
Para realizar distintas transacciones, una empresa necesita tener actualizados sus activos año tras año, para lo cual se requieren los avalúos de diferente tipo, sea de terrenos, de edificaciones, de maquinaria, de equipo, de vehículos de transporte, etc.

Según las necesidades de cada empresa, un propósito muy importante para hacer una valuación de los activos es porque el empresario desea solicitar un crédito ante una institución, es decir, este proceso ayuda a la empresa a su apalancamiento financiero, explicó el Dr. Enrique Gutiérrez López, Director General de Valuarte Consultores, Socio Actual y Presidente Fundador en 2008 del Colegio de Maestros en Valuación Inmobiliaria e Industrial y de Negocios (COMAVIIN) A.C, que funciona a nivel Sonora, y actualmente, con 156 socios es el segundo Colegio a nivel nacional con mayor número de afiliados.

Al explicar cuáles son los activos de una empresa, Gutiérrez López –quien es Maestro en Valuación Inmobiliaria e Industrial, y en Valuación de Bienes Nacionales; con Especialidad en Valuación de Inmuebles Agropecuarios, así como en Valuación de Negocios en Marcha—indicó que en el balance general de una empresa, éstos se encuentran en la parte inferior izquierda y comprenden terrenos, edificaciones y maquinaria adheridos a éstos. Además, entra todo el equipo necesario para llevar a cabo la producción en una empresa, el equipo inmueble, oficina, etc.

“Pero también se incluyen los equipos de transporte que van desde la unidad utilitaria, vehículo de transporte de personal, de carga pesada. Además tenemos activos intangibles y esos lo podemos definir como las propiedades de una empresa como licencias, fórmulas secretas, procedimientos secretos o industriales (como se les llama), contratos que la empresa utiliza para llevar a cabo la creación o fabricación de los bienes y servicios que expende u ofrece al público en general”, expresó.

Los avalúos tienen una vigencia de seis meses para cualquier fin, y en cuestión de valuación de bienes nacionales la caducidad es de un año. El avalúo normalmente se requiere para diferentes transacciones de la empresa. Si el empresario quiere vender un terreno, una propiedad, un edificio, surge la necesidad de saber el valor de esos activos para comercializarlos adecuadamente, expuso.

“Por lo general, al comentar la necesidad de un avalúo con un cliente, yo le pregunto ¿en cuánto está dispuesto a equivocarse en el valor de un bien si lo comercializa a sentimiento –sin un avalúo?, ¿perdería 100 mil pesos?, ¿50 mil pesos?, ¿30 mil pesos? No; es mucho, responde. Y eso me va dando la justificación de por qué requieren un avalúo que lo va a hacer ahorrar esa cantidad de dinero”, manifestó.

Normalmente un avalúo puede andar entre 3 y 5 mil pesos dependiendo del valor del activo. En general, en maquinaria y equipo puede ir hasta un máximo del 3 al millar el valor del avalúo, eso significa que valga tres mil pesos por cada millón de pesos del valor del bien. “Si el activo vale diez millones de pesos, el valor del avalúo van a ser 30 mil pesos, máximo”, subrayó.

Existen empresas de todo tipo, por ejemplo en la agroindustria o valuación de bienes agropecuarios se valúa la tierra y su productividad de acuerdo a los cultivos que esa tierra tenga capacidad para sembrarse y para obtener un producto determinado, puede haber siembras de trigo, o de árboles frutales que tienen su productividad por temporada, etc.

“Aquí se usa mucho la matemática financiera, ¿cuánto es el valor futuro de la producción de aquí a cinco ó diez años?; se obtiene el valor presente de esos beneficios futuros, en forma general ese sería el valor de un negocio de este tipo agropecuario o que ya encaja también los avalúos de negocios en marcha, para aquellos que quieran vender su negocio. Los negocios valen de acuerdo a esa capacidad que tienen para producir y convertir en efectivo esos productos o servicios”, subrayó.

En forma general, en el avalúo de activos existe un objetivo –que siempre se va a mantener– y un propósito. El objetivo es obtener el valor de mercado de ese activo, de ese bien inmueble, de esa empresa, de ese negocio en marcha. Y el propósito son los aspectos específicos para lo cual la persona quiere hacer ese avalúo, como sería la comercialización, traslación de dominio que puede ser con fines hereditarios, con fines de separación de bienes, y finalmente el pago de impuestos y el cambio de propietario al hacer la traslación de dominio.

“A lo mejor también el avalúo lo necesita la persona para que sea garantía de un crédito que está solicitando para la empresa. Ésta es la otra gran importancia de tener activos y de saber su valor porque las garantías que piden las instituciones financieras es 2 a 1, es decir el activo debe valer dos veces lo que vale el crédito.  Si solicitan un crédito de un millón de pesos el activo que ponga en garantía debe valer al menos dos millones de pesos”, indicó.

Finalmente, el Dr. Enrique Gutiérrez López hizo un llamado a los empresarios a que reinviertan sus utilidades en activos que garanticen ese crecimiento económico de la empresa. Además los exhortó a mantener actualizados el valor de éstos para mostrar una buena imagen ante las instituciones financieras.

COMENTARIOS