Cómo hacer Home Office exitosamente

Cómo hacer Home Office exitosamente

La evolución de las agencias de viaje
Más de un cuarto de la Inversión Extranjera Directa se queda en Sonora
Maneje seguro, con estabilidad y confort

La convivencia con el entorno del hogar y la familia ayuda a reducir el estrés laboral e incrementa el grado de felicidad, y por tanto de productividad y lealtad entre los trabajadores.


Por Xóchitl Rodríguez
El home office es una tendencia laboral cada vez mayor aceptada que, en estos días de encierro obligatorio debido a la pandemia causada por el virus Covid-19, ha puesto a prueba muchos paradigmas en los centros de trabajo… con bastantes buenos resultados.

Según el Grupo Manpower, la tercera firma de personal más grande del mundo, antes de la contingencia por el Covid-19 el 57% de las empresas en México ya empleaban en algún grado la modalidad del Home Office, que se refiere a la posibilidad de contar con tecnología en casa, como computadora e internet, para realizar el trabajo que normalmente se realiza en la empresa.

La pandemia del Covid-19 o virus del SRAS-CoV-2 obligó a cerrar escuelas y centros de trabajo no esenciales, invitando a la gente a quedarse en casa para evitar el mayor número de contagios, motivo por el cual el Home Office ha tomado fuerza.

Es un tema en desarrollo, pero hay aspectos fundamentales que debemos considerar ya como ventajas: la flexibilidad en los horarios de trabajo, la disminución de gastos fijos, el equilibrio entre la vida personal y la profesional y mayor productividad.

Para realizar Home Office de manera exitosa hay que crear las condiciones; si es posible, acondicionar un espacio iluminado, con el mobiliario adecuado, como un escritorio o mesa, una silla cómoda y el equipo informático necesario para comunicarse e intercambiar datos con la empresa. El equipo estándar suele ser una computadora con conexión a internet y un teléfono, y mucho mejor si existe algún grado de privacidad.

En el trabajo desde casa no hay supervisión directa, por ello es mejor trabajar por metas y objetivos, los cuales deben ser establecidos con claridad desde el inicio. Por supuesto, tanto el trabajador como la empresa deben establecer el compromiso de lograr las metas, y para ayudarse podrían establecer un sistema de comunicación con el fin de reportar avances.

El Home Office no significa que seamos menos profesionales. Se deben establecer horarios que permitan atender tanto la jornada de trabajo como las necesidades personales y familiares. La flexibilidad de horario es una ventaja, pero puede convertirse en un reto si no tenemos la disciplina de definir, y sobre todo cumplir, de qué hora a qué hora trabajaremos.

Cuando los niños asisten a clases es fácil aprovechar su horario escolar para trabajar. Pero cuando no, como es el caso con esta pandemia del Covid-19, es recomendable encontrar un espacio dentro de casa para ellos y actividades que puedan realizar solos mientras nosotros trabajamos. Es saludable hacer un receso de diez minutos por cada hora de trabajo, y en ese tiempo se puede aprovechar para supervisar y convivir con los niños.

Algunas de las razones por las que es conveniente el Home Office son: se ahorra tiempo y dinero al dejar de trasladarse a la oficina; los avances tecnológicos facilitan la comunicación y el desarrollo profesional, aun en el seno del hogar; las empresas disminuyen el uso de espacios y gastos fijos; y se hace más eficiente el uso del tiempo.

Por otro lado, brindar confianza a los trabajadores los compromete a entregar buenos resultados; la convivencia con el entorno del hogar y la familia ayuda a reducir el estrés laboral e incrementa el grado de felicidad, y por tanto de productividad y lealtad entre los trabajadores, que aprenden a equilibrar su vida personal y laboral.

COMENTARIOS