Ancianos con calidad de vida y espacio digno

Ancianos con calidad de vida y espacio digno

Mesas de trabajo, el espacio articulador de Hermosillo, ¿Cómo Vamos?
Menú bajo en caloría
La sofisticación tiene sabor

Entrevista a:
Juan Carlos Tirado Woolfolk
Presidente del patronato del Asilo de Ancianos Aída S. de Rodríguez, Casa Hogar Juan Pablo 11

Personas de la tercera edad que no tienen familiares con quien vivir son atendidas en el Asilo de Ancianos Aída S. de Rodríguez, Casa Hogar Juan Pablo 11, donde actualmente residen 25 abuelitos cuyas edades oscilan desde los 65 hasta los 94 años a quienes se les ofrece techo, alimentación, atención médica y espiritual, sus artículos personales, pero sobre todo amor y cuidados.

Juan Carlos Tirado Woolfolk y su esposa Luisa Alejandra Gándara Fernández son los actuales presidentes del Patronato de Casa Hogar Juan Pablo 11, conformado por 25 parejas y cuatro jóvenes entusiastas, todos con espíritu de servicio y la misión de ofrecer lo necesario a los residentes del lugar en esta etapa de sus vidas donde necesitan cuidados especiales.

Entre las principales acciones en las cuales están trabajando, a unos meses de tomar las riendas, es a nivel de infraestructura –trabajos apremiantes dada la antigüedad del inmueble. Recientemente se inauguraron dos nuevos espacios: Un cuarto aislado, recinto privado pensado para el adulto mayor en fase terminal para que pueda tener una muerte digna; y el otro es un área de estacionamiento arbolado con espacios en renta que les permita generar recursos para la operación diaria, ubicado en el mismo terreno donde se encuentra Casa Hogar, explicó.

Asimismo, se reinauguró la Capilla con la idea de abrir las puertas a la comunidad en general para que acudan a escuchar la Santa Misa todos domingos y así puedan acompañar a los abuelitos. “La capilla ya existía; tapamos el área de nichos, la pintamos, pusimos en servicio el aerocooler y le pedimos al arzobispo Ruy Rendón Leal que nos hiciera favor de asignarnos un sacerdote para que venga a oficiar la misa todos los domingos y poder abrir las puertas a los vecinos de la colonia y a la comunidad en general y ahorita estamos esperando respuesta”, manifestó el presidente.

Actualmente los trabajos a nivel infraestructura continúan con la restauración de la fachada y próximamente trabajarán en el área de los baños, buscando priorizar las tareas, dijo.

El Asilo de Ancianos no percibe recursos de ninguna instancia gubernamental; es sostenido por la comunidad, externó. El único apoyo proviene de la Fundación Dar más para Sonora y es de 20 mil pesos mensuales. “Ahorita con los 25 abuelitos que tenemos nos cuesta 160 mil pesos mensuales mantener el asilo y es únicamente para gastos de luz, agua, comida y sueldos de los 16 empleados–para poder cubrir todos los turnos–a quienes se les paga su sueldo y se les da seguro popular. Las remodelaciones en cuestión de infraestructura son aparte’; aclaró.

Casa Hogar Juan Pablo 11 es la institución de Asistencia Privada más antigua de Hermosillo; es un edificio construido hace bastantes años que requiere mucho mantenimiento, “¿y para qué estamos aquí?, para solucionar esos problemas. Nosotros venimos a trabajar, tenemos dos meses y sentimos que hemos logrado grandes cosas en poco tiempo; llegamos haciendo un descacharre, tiramos muchas cosas que no servían’; expuso.

Otras de las acciones donde se han enfocado es en el mantenimiento a los aires acondicionados donde pudieron detectar problemas en el cableado precisamente por ser muy viejo, indicó el presidente, pero para cambiarlo la cantidad de recursos es alta por el tamaño del recinto.

El evento fuerte para allegarse de recursos es la colecta que se desarrolla año tras año y dura tres semanas; en esta ocasión se llevó a cabo el pasado 8 de octubre de este 2018 y terminó el sábado 27 de octubre. “Nosotros entramos muy fuerte con una campaña en los medios que se llama”Llegó el momento de devolverles lo que nos han dado”. Cada uno de los abuelitos que vive aquí dio algo o hizo algo para nuestra comunidad y ahora se trata de cómo la comunidad puede apoyarlos a ellos. Para este fin se creó la página llegoelmomento.com.mx donde se pueden hacer donaciones directas’; manifestó.

Para poder sacar adelante el reto de atender a los residentes, Casa Hogar Juan Pablo II se apoya de estudiantes de instituciones como la Universidad Durango Santander, Universidad Kino y escuelas que les envían alumnos de servicio social. Cabe aclarar que Casa Hogar no acepta a personas de la tercera edad directamente, tienen que ser valoradas y dictaminadas médicamente por la Procuraduría de la Defensa del Adulto Mayor y el DIF Estatal y Municipal, dijo.

“Sin el apoyo de la comunidad estas instituciones no pueden sobrevivir; la gente es muy noble, a diario vienen y dejan despensas, pañales, etc. Los productores de la Costa de Hermosillo nos traen frijol, garbanzo, chile, naranja, uva. Queremos que la gente vea, sepa y esté tranquila que los recursos se están utilizando de la mejor manera, con la mayor honestidad y transparencia”. Las puertas están abiertas a quien quiera acudir al asilo siempre y cuando se respeten los horarios de los abuelitos, comentó.

Finalmente, Tirado Woolfolk hizo un llamado a la comunidad a solidarizarse con esta noble causa, “Que se acuerden de los abuelitos que tenemos aquí, están solos, desvalidos y solo nos tienen a nosotros. Todo ayuda, todo nos aporta, todo nos suma, la verdad es que hay bastante necesidad y aquí estamos con el asilo abierto’; concluyó.

Los donativos en especie y en efectivo se aceptan todo el año. El número de cuenta es: 0143 950 700 de BBVA Bancomer a nombre de Asilo de Ancianos, Aída S. de Rodríguez 1.A.P. Clabe lnterbancaria: 012 760 001439507003. Para mayor información puede comunicarse al teléfono 212 01 05. O acudir a Blvd. Luis Encinas y Reyes, Colonia San Benito.

Pequeñas acciones cambian el mundo …

COMENTARIOS